Casa

Siempre me encanta bailar y enseñar baile.

Siento que es una actividad que me llena de vida, alegría y me aporta un aprendizaje diferente cada vez.

Los últimos años me he dedicado profesionalmente a bailar y a dar clases de baile y aunque es mi trabajo nunca lo he sentido como “trabajo”.

Cuando entro en la sala y miro a mis alumnas me lleno de tantas ganas de transmitir lo que sé y lo que puedo crear en ese momento que ¡olvido totalmente que estoy trabajando!

No me dedico a enseñar la gente a bailar pero a encontra su manera authentica de bailar!